¡Envío estándar gratis con el código CAMALEONENVIO!
¡Envío estándar gratis con el código CAMALEONENVIO!
Carrito 0

La llegada del hermano/a

Educación Hermano Maternidad Ser mamá

Se sabe de antemano que la llegada de un nuevo miembro a la familia va a ser todo un reto, no solo para los adultos a los que se les complica la logística familiar, si no también para los hermanos/as mayores que hasta ese momento eran el centro único de atención.

Estoy a punto de ser madre por segunda vez y lo que más me preocupa ahora mismo es cómo se lo tomará Alba que tiene ahora 3 añitos... ¿Tendrá celos? ¿Cómo se sentirá?... Y la realidad es que hasta que no llegue el momento no lo sabremos, porque por mucho que la preparemos el momento de la verdad llegará cuando el bebé aparezca en casa y se dé cuenta de que ha venido para quedarse.

No obstante, sí podemos ir allanando el terreno y trabajando en algunas cosas que nos podrán ayudar:

1. Explicarle lo que va a pasar. Todos tenemos miedo a lo desconocido, así que explicarle claramente qué va a pasar le dará herramientas para gestionar la situación. Es decir, que vendrá un bebé a la familia al que habrá que cuidar, que al principio no jugará con ella porque los bebés principalmente duermen (y lloran), pero podrá ayudar a mamá y papá a cuidarlo, que mamá y papá tendrán que ir a buscar al bebé al hospital y dormirán alguna noche fuera de casa, etc. Unos amigos nos recomendaron el libro "Lulú tiene un hermanito" que la verdad nos ha servido mucho para que entienda lo que está a punto de pasar de una forma más adaptada a su idioma.

2. Tener detalles preparados para el/la mayor cuando vengan a conocer al hermanito/a. Es normal que las visitas traigan un regalo para el recién llegado, como también es normal que no lo traigan para el mayor, pero eso puede hacerle sentir desplazado, por eso una amiga me recomendó tener comprados detalles pequeñitos que le podemos dar al mayor para que no se sienta "olvidado" en ese momento. También es común tener un regalo más especial que le traerá en este caso el bebé, lo que seguro le hará ilusión.

3. Hacer al mayor partícipe de todo. Aquí dependerá mucho de la edad, pero si el mayor ya es bastante autónomo podemos pedirle que nos ayude a cambiar el pañal, que nos traiga la crema, que elija la ropita que vamos a ponerle ese día... Es una forma de dedicarle atención a ambos y de que se sienta involucrado en el cuidado del bebé.

4. Reservar momentos en exclusiva para el mayor. No siempre será fácil, pero pasar de que el 100% del tiempo sea para el mayor a que el 100% del tiempo sea siempre compartido puede ser delicado, por eso si nos es posible intentemos encontrar momentos de exclusividad con el mayor. Por ejemplo, ir a buscarle al cole sin el bebé y pasar un ratito solos en el parque. Puede que incluso pregunte por el bebé y quiera que vayamos a buscarle con él siempre, ¡perfecto!, pero si no es así démosle ese espacio.

5. No aprovechar a hacer otros cambios. Cosas como cambiar al mayor en ese momento de habitación, quitarle el chupete o el pañal... Son cambios que no deben hacerse a la vez de la llegada del bebé, que ya es suficiente cambio en sí mismo. Es mejor hacerlos o antes o después, para que pueda gestionarlos de forma correcta.

6. No le repitas todo el rato que tiene que querer al hermanito/a. Le querrá, a su debido tiempo. Se acaban de conocer y por tanto la relación tiene que ir naciendo poco a poco, imponerle que tiene que quererle o cuidarle puede ser contraproducente. Explícale que cuando sea más mayor podrán jugar juntos, que se cuidarán... pero dale libertad para sentir lo que sienta y sobre todo ayúdale a que lo exprese.

Y en general, paciencia y muchos mimos... Es una situación nueva para toda la familia y como tal necesita un tiempo para todos así que en mi opinión hay que intentar tomárselo con calma (ya os diré si lo he conseguido o no, pero de momento la intención la tengo).

Y.

 

 



Publicación más antigua


Dejar un comentario